miércoles, 17 de febrero de 2010

CLAROMECO NUNCA DEJA DE SORPRENDERNOS


Mirada de orgullo claromachine, sorpresa del otro lado de la lente.
Otro encuentro con la belleza que sólo algo tan inexplicable como esta claromachine puede despertar.
Ojalá lo disfruten tanto como nosotros.

2 comentarios:

suraz dijo...

tiene un aire, si uno mira sin mirar, al Stuka Rakuda de Pier Nodoyuna...

martin dijo...

Sin dudas... una claromachine con todas las letras...