miércoles, 16 de enero de 2008

RECUERDOS DE BUENOS TIEMPOS EN CLAROMECO



LA CAMIONETITA DEL ABUELO - Por Marcela Martinez
Arriba de 'La Camionetita del Abuelo' hemos pasado los veranos más lindos que nadie pueda imaginar, solíamos subirnos hasta once personas, con todos los cacharros de playa, lo que hacía que nos bajaramos con las piernas y brazos marcados de tan apretados, y chichones en la cabeza por las piedras de la playa. Porque al Abuelo le gustaba llevarnos al Caracolero, a los saltos de pesca o a algún lugar distinto; pero eso nunca nos detuvo, por que cuando el Abuelo nos decía: - Bueno, vamos, arriba todos... era carrera para conseguir el mejor lugar.
Por ahi todavia algun claromequense se acuerda de cuando pasabamos los once gritando y cantando, todos juntos hasta que el abuelo nos decia: bueno, llegamos, todos abajo...¡Qué hermosos momentos!
¡Ah! ¿Recuerdan al abuelo?
Era Don Pepe, digo era porque ya no esta con nosotros, pero sí en mi corazon. Don Guillermo 'Pepe' Abraham.

3 comentarios:

Sonia dijo...

Ja ja que buenos tiempos aquellos recorridos con "la camionetita", si ustedes supieran que recuerdos de pasar veranos en familia.
Les dejo un buen recuerdo en esta página de cuando yo aprendi a manejar , Jaja , en "la camionetita" ford original con palanca del lado izquierdo y direccion dura, muy duraaaaaaaaa, asi que se pueden imaginar el suplicio y fuerza para poder doblar en la esquina, jajaja, no se imaginan que gran corrida hacia la loma junto a la casa, del abuelo Pepe, por que veia a su nieta manejando por primera vez e intentando doblar, como corrio para que no lo pise jaja, pero en fin lo logre, doble con todo exito y el abuelo Pepe contento, pero desde la cima de la loma jajaj,
Bueno mis mejores recuerdos para compartir con ustedes.
Besos
Sonia Martinez
La otra nieta, jaja

Sonia dijo...

Gorda menor mas vale que dejes comentario vos y la vieja que se estan dando la gran vida alla en claroma en la casita del abuelo y nosostras aqui desgrasandonos.
Besos y escribannnn

daforum dijo...

Muy buena historia, gracias por compartirla.